REVITALIZACIÓN DEL EQUIPO PROFESIONAL Implantación de Sistemas de Objetivos e Incentivos.

  • La implantación de un sistema de incentivos debe cumplir con los requisitos de equidad y competitividad y resultar comprensible, asequible y manejable requiriendo una dedicación y una aplicación recursos discretos.
  • Para cada puesto de trabajo buscará la métrica más relevante, objetivable y fácil de medir, pero que al mismo tiempo permita vincular el grado de contribución de cada uno a los resultados de la compañía.
  • El sistema de incentivos también debería considerar los valores de la empresa, como el trabajo en equipo y la orientación de las personas hacia la práctica de la Innovación y del Servicio al cliente.
  • El diseño del sistema se materializa en:
    • Objetivos generales a nivel de compañía.
    • Objetivos individuales para cada empleado situado dentro del área de alcance del sistema.
    • Correlación del importe de los incentivos individuales en función de la consecución de los objetivos generales.
    • Nuestro enfoque contempla al Sistema de Objetivos e Incentivos como un medio de gestión de las organizaciones, constituyendo a su vez un medio de comunicación con los colaboradores y un contrato entre éstos y la empresa.
  • – Nuestra larga experiencia nos ha llevado a plantear la inversión de los papeles tradicionales entre mandos y subordinados, situando a los mandos al servicio de sus subordinados para ayudarles a conseguir sus propios objetivos en beneficio de la empresa.