WISHFUL HEARING ¡PELIGRO DE MUERTE!

Wishful Hearing: Son muchas las personas en peligro de muerte o que han perdido la vida por su culpa, son incontables los hombres y mujeres que han arruinado sus vidas o sus carreras por su causa, y son innumerables las organizaciones que sufren de manera constante el menoscabo de este fenómeno.

Este fenómeno denominado WISHFUL HEARING, consiste en el hecho de que la reiteración de mensajes similares, las expectativas, los deseos, los sueños, las esperanzas y las experiencias, provocan en los receptores de un mensaje prejuicios respecto de lo que van a escuchar. Estos prejuicios impiden que el mensaje realmente emitido llegue al cerebro consciente del destinatario, que en su lugar recibe un mensaje ficticio, que es el que espera o desea escuchar. Podríamos traducirlo por “oir lo deseado”.

En aviación se imputa a este fenómeno un buen número de los accidentes, tanto en aviación comercial como general y, curiosamente, parece que a mayor experiencia mayor riesgo de que esto suceda. Por ejemplo es una de las causas que se imputan en el accidente aéreo de Los Rodeos en la isla de Tenerife, en 1977, el más grave accidente aéreo de la historia de la aviación comercial, en el que murieron 583 personas tras la colisión de dos Boeing 747 Jumbo, el mayor avión de pasajeros del momento.Leer más

ACECHA EL DESASTRE CUANDO SE BUSCAN SOLUCIONES EN EL LUGAR EQUIVOCADO:

Resulta frecuente que cuando alguien se enfrenta situaciones críticas e imprevistas reaccione frente a ellas de forma poco racional, impulsivamente, buscando soluciones en la dirección y el lugar equivocados.

Ante un imprevisto que nos afecta directamente, frecuentemente tendemos a perder perspectiva y parte de la capacidad que en otras circunstancias tendríamos para afrontarla. Por ello disponer de ayuda profesional externa resulta esencial para poder enfrentarse a estas situaciones con las mayores garantías.

Al meditar sobre ello me viene a la memoria un experiencia vivida hace algunos años durante la realización de una inmersión con escafandra que pudo terminar en tragedia y que, aunque afortunadamente no tuvo mayores consecuencias, ilustra perfectamente como ante determinadas situaciones críticas los comportamientos de los directamente afectados tiende a adolecer de falta acierto.

Leer más

PEOR QUE TENER UN PROBLEMA ES TENERLO Y NO SABERLO:

En las organizaciones resulta recurrente el hecho de que, ante el problema, ante una situación problemática, se ignore la verdadera naturaleza de la misma.

Es frecuente encontrar organizaciones sumidas en la autocomplacencia, ajenas a cualquier realidad que trate de desmentir su cómoda situación. El resultado será, indefectiblemente, una andadura con paso firme hacia una situación crítica o un entorno conflictivo que puede derivar en la misma.

Peor que tener un problema es tenerlo y no saberlo o, lo que resulta equivalente, negar su gravedad, autoconvencerse de su inocuidad o, lo más común, confundir el problema con sus efectos, ignorar sus causas o no llegar a definirlo correctamente.

Siempre que esto ocurre, la situación dentro de la organización se degrada de forma silenciosa y progresiva y acaba surgiendo la crisis. Leer más

LA FALACIA DE LA PRIMA DE RIESGO

Básicamente, la prima de un contrato de seguro es el coste del siniestro de unos, repartido entre todos los asegurados frente aquel riesgo por un asegurador.

Por ejemplo:

Imaginemos que estadísticamente está establecido que el riesgo anual de que un conductor tenga un accidente es del 10%, con un coste promedio por siniestro de 200.-€

Una compañía aseguradora que tuviera asegurados a 10 conductores, en base a los datos estadísticos disponibles podría esperar que un 10% de ellos tuviera un siniestro, lo que supondría que 1 de sus asegurados tendrían un accidente con un coste global de 200.-€.

La compañía repartiría este coste previstos de 200.-€ entre los 10 conductores, lo que daría lugar a  una prima de 20.-€ por conductor, a los que habría que añadir los costes de gestión y el margen que quiera obtener el asegurador.

Resulta evidente para cualquiera que, si el asegurador tuviera un solo asegurado, este reparto del riesgo ya no sería posible.

En el riesgo de impago para el caso de la financiación ocurre algo muy parecido.

Leer más