Casos de éxito. (GRAVES IMPLICACIONES DE UN ERROR)

RESPONSABLES DE EMISIÓN DE CERTIFICADOS QUE NO SE CORRESPONDÍAN CON LA REALIDAD:

certificadoLa red comercial de un compañía aseguradora extiende por error, firmados por el director comercial junto con los directores de diversas oficinas, certificados de trascendencia fiscal que de forma incorrecta atribuían a un determinado número de clientes, en beneficio de éstos y en detrimento de Hacienda, la posesión de importantes cantidades de fondos en períodos anteriores a los que realmente habían sido devengados.

Detectadas ciertas incongruencias por la Agencia Tributaria, ésta requiere información al respecto a la aseguradora, la cual descubre en este momento el error y adquiere consciencia de las graves implicaciones que pueden derivar del mismo; para la entidad y diversos empleados, ante los clientes, Hacienda, las autoridades financieras y la jurisdicción penal; al existir el riesgo de que varios empleados fueran acusados de falsedad en documento mercantil y delito fiscal.

La Dirección comenta el hecho y expone su intención de efectuar modificaciones contables que permitan justificar los certificados emitidos ante la Administración y evite discusiones y reclamaciones de los clientes. Se le hace ver que dicha actuación ya no sería un error sino claramente delictiva, con serias implicaciones penales de ser descubierta la manipulación, y colaboración para defraudar a Hacienda.

La Dirección asume la situación y se prepara un equipo formado por expertos en comunicación, censores de cuentas y abogados penalistas, que afrontan toda la situación de forma coordinada, con unos objetivos bien definidos. Se establece de forma decidida, una estrategia de transparencia y franca colaboración con la Administración para corregir el error, y una política de comunicación con los clientes y de oposición a las demandas temerarias de algunos ellos, se negocia con Hacienda y se acompaña a los empleados implicados durante todo el proceso.

Reconocer el error y colaborar francamente con la Administración; y el trabajo coordinado de un equipo de profesionales especializados, permitió acreditar el hecho de que realmente se trataba de un error, salvar la situación sin sanciones, sin el pago de indemnizaciones a clientes, evitar responsabilidades penales de los directores implicados, y evitar la pérdida de imagen de la aseguradora en los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *