Cumplimiento Normativo y “Compliance” Penal

Compliance Penal

El riesgo de toda organización de incurrir en incumplimientos normativos que comporten responsabilidades administrativas, fiscales e incluso penales, es cierto y real, resultando recurrente la desaparición de empresas económicamente fuertes por esta causa.

Le proponemos un sencillo TEST para que se conteste con un simple SI o NO a las siguientes preguntas en una rápida reflexión:

1.- ¿Se ha asumido por la Dirección la problemática y la necesidad del cumplimiento normativo?

2.- ¿Existe algún nivel de implantación de un  modelo de cumplimiento normativo en la Organización?

3.- ¿Se ha expresado la Voluntad Explícita de lucha contra los incumplimientos normativos, en protocolos y procedimientos?

4.- ¿Existe un Inventario de Actividades susceptibles de incumplimientos normativos con trascendencia civil, administrativa o penal?

5.- ¿Existe Control del uso individualizado de los Recursos Financieros y su aplicación a cada actividad?

6.- ¿Existe un Canal de Denuncia de los incumplimientos?

7.- ¿Tiene implantado y definido en su organización un Sistema Disciplinario para reprimir los incumplimientos normativos?.

8.- ¿Se realiza la Verificación Periódica del Modelo de Cumplimiento normativo implantado en la organización?

Si su respuesta a cualquiera de estas preguntas es “NO”, es conveniente realizar una revisión de su sistema de Cumplimiento Normativo para evitar caer en responsabilidades que pueden condicionar la viabilidad de su empresa.

En Victor Uniform, le ayudamos a afrontar la complejidad de implantar su Modelo de Detección y Prevención de Incumplimientos Normativos, blindando a su organización frente al riesgo de incurrir en costosas responsabilidades de todo tipo.

Nuestro modelo se basa en tratar con el mismo rigor todo el ámbito del incumplimiento normativo, ya sea penal, administrativo, o fiscal, aplicando en todas las áreas el severo protocolo de prevención que se exige en la prevención de delitos.

La reforma del Código Penal del año 2010 estableció la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, figura que hasta aquel momento no existía.

Ello implica que la empresa puede ser condenada por delitos cometidos por alguno de sus empleados en beneficio de ésta con penas gravísimas, como pueden ser elevadas multas de importe millonario o incluso el cierre de la compañía.

La reciente reforma del Código Penal del 2015 determina que si la empresa tiene implantado un Modelo de Detección y Prevención de Delitos (MPD), según los criterios establecidos en la Ley, salva su responsabilidad por delitos cometidos por sus miembros.

Carecer de un Modelo de Detección y Prevención de Delitos (MPD), puede suponer además que administradores y directivos, que no han participado en la comisión del delito, sean imputados, o por la comisión de los mismos, o cómo cómplices, o cómo responsables por haber faltado imprudentemente a su deber de vigilancia sobre las operaciones de la compañía.

Por otro lado son ya muchas las compañías que se abstienen de contratar con aquellas empresas que no tienen implantados dichos modelos de de Detección y Prevención de Delitos o que no cuentan con protocolos serios y acreditables de Cumplimiento Normativo.

Con la apariencia no basta, un mero documento no es suficiente. La Fiscalía General del Estado es clara en sus circulares:

“Para salvar su responsabilidad en el caso de delitos cometidos por alguno de sus miembros, es imprescindible que la empresa pueda acreditar el compromiso y la actuación efectiva y decidida contra la comisión de delitos, tanto en la fase de diseño como en la de ejecución del modelo.”

Exigiéndose:

  1. ADAPTACIÓN específica a cada empresa: No son válidos los modelos estándar.
  2. EXTENSIÓN del sistema, que ha de abarcar también a colaboradores y subcontratistas.
  3. COMPROMISO DE LA DIRECCIÓN Y LOS ADMINISTRADORES acreditado con Códigos de Buen Gobierno, Políticas de cumplimiento de la alta dirección, etc.
  4. POLÍTICA DE CONTRATACIÓN que demuestre la debida diligencia del administrador en los procesos de contratación de cargos relevantes.
  5. EXISTENCIA DE UN RESPONSABLE DEL MODELO DE CUMPLIMIENTO que ha de ser válido, independiente, con recursos económicos, sin conflictos de interés, etc.. No vale cualquiera.
  6. INSTAURACIÓN DE UN SISTEMA DE DENUNCIAS Y SU TRATAMIENTO accesible y operativo.
  7. USO EFECTIVO DEL MODELO demostrable documentalmente.

En Victor Uniform le ayudamos a afrontar la complejidad de implantar su Modelo de Detección y Prevención de Delitos, blindando a su organización frente al riesgo de incurrir en costosas responsabilidades penales.

SABER MÁS: